MENTIRAS, GRANDES MENTIRAS Y BALANZAS FISCALES

MENTIRAS, GRANDES MENTIRAS Y BALANZAS FISCALES
Alots Gezuraga

El Gobierno español ha publicado los datos de las llamadas “balanzas fiscales” del año 2011, que es lo que gasta el Gobierno español menos lo que ingresa de las Comunidades “Autónomas”.

Pero el método de cálculo es muy peculiar y se resumen en:
INGRESOS: Lo que aportas no se determina por dónde se produce el ingreso, si no por dónde tiene el domicilio fiscal el contribuyente que hace el ingreso. Todas las multinacionales tienen instaladas en Madrid o Barcelona sus sedes centrales, las empresas españolas que operan en más de una CC.AA. en general también, por lo que sus cuentas están tremendamente hinchadas, con lo que madrileños y catalanes parecen luego la mar de “solidarios”.
Por ejemplo, resulta que casi toda la planta hotelera canaria pertenece a empresas mallorquinas o catalanas, por tanto, de todo lo que producen los hoteles en Canarias, sólo se computa como canario los sueldos y salarios de camareros y jardineros, la actividad empresarial generada en canarias vía hoteles, se le computa a Baleares y Cataluña. Lo mismo con todo lo demás. Los bancos, eléctricas, gasolineras…todas producen en todo el Estado español, pero los domicilios sociales están en Madrid (Endesa, Repsol, Telefónica, Bankia etc.) o en Cataluña (La Caixa, AGBAR etc.).

Por tanto en cuanto a ingresos, el sistema favorece allí dónde están las sedes sociales de las grandes corporaciones y mucho más a Madrid, no mide la riqueza generada en cada CC.AA.

GASTOS: Lo que recibes es por dónde reside el beneficiario cuando de particulares se trata, pero cuando se trata de inversión y gasto público, se valora si éste repercute sólo en una CC.AA. o en más.

Por ejemplo, si tienes una dotación con 3.000 soldados en Melilla no es aportación a Melilla (que es donde van a vivir y consumir los 3.000 soldados), sino que se distribuye por toda España por considerar que el ejército beneficia a todas las CC.AA. Exactamente lo mismo con los miles y miles de funcionarios de los diferentes ministerio que viven y consumen en Madrid, pero como pagan impuestos en Madrid cuenta como ingresos madrileños (incluso para las CC.AA. que tienen sus competencias). El absurdo total es que el 25% de los gastos del museo del Prado se repartan entre las CC.AA., no así sus ingresos.

Por tanto, los datos que arrojan el informe son ad hoc y lejos de la verdad. En realidad no hace falta tanto cálculo extraño, según recoge el periódico DEIA (24 de julio): el gobierno español invirtió 19 millones de euros para proyectos ubicados la CAV (2011), un 0,6% del total de todas las inversiones realizadas en todas las CC.AA. (eso que estaba la inversión en el TAV en marcha), mientras, la CAV destinó 67 millones sólo a la “solidaridad interregional”, el 6,24% del fondo; el mismo porcentaje sobre el total se destina a los gastos “comunes” como el ejército colonial español, embajadas españolas o de la casa real española etc. , pese a ser tan sólo el 4,6% de la población.
En realidad el trasfondo del informe es pedir más dinero, ¿a los ricos que son los que se han beneficiado de la crisis española creada y/o acrecentada por financieros y/o políticos por igual? No, a las colonias peninsulares españolas… y acallar de paso a los catalanes y sus ansias de libertad.