ELECCIONES, ELECCIONES Y ELECCIONES

ELECCIONES, ELECCIONES Y ELECCIONES
Alots Gezuraga

La mejor de las anécdotas de estas elecciones se la oí a un amigo abstencionista-convencido que no había votado nunca hasta el domingo; a mi amigo, su mujer le obligó a ir a votar “aunque sea en blanco”; esta mujer estaba histérica gracias al monopolio de la información de los electoralistas que hace que en todas las votaciones parezca que se acaba el mundo y sean las más importantes de la historia (lo que ocurre cada un par de años de media). Este hombre, abstencionista convencido durante casi 40 años, se tuvo que vestir con sus ropas de domingo igual que sus hijos y acudir al colegio electoral. Se introdujo dentro de la caseta de votaciones para coger algún sobre pues como es natural no había guardado ninguno de los que le había llegado por correo, y le dijo a su hija de 8 años que eligiera una papeleta, cualquiera, al azar, lo cual la niña hizo gustosa y fue a depositar todo contenta en nombre de su padre el voto en la urna, con lo que a mi amigo le quedo limpia su conciencia al no tocar ninguna de esas papeletas y no saber a quién votó (o si fue un voto nulo), además se lo pasó en grande pues fue como ir al parque con su hija a jugar a la “democracia a la española” … eso sí, por “imperativo legal” de su mujer.

Cumplido el trámite familiar que le evitó un costoso divorcio, mi amigo a la salida se encontró con un extranjero de nacimiento pero español de carnet con derecho a voto (vamos, como cualquier colono español en nuestra tierra), el cuál le preguntó: “¿es aquí dónde tengo que elegir al presidente?”, mi amigo le aclaró: “no, eso ya lo han decidido ellos, usted sólo tiene que hacer el paripé”. El extranjero se quedó más tranquilo y se fue por donde vino.
En Madrid, en realidad y pese a lo que nos quieran convencer, no se consigue nada que no nos hayan quitado ellos antes, y, en todo caso y a lo sumo, unas cuantas perras a conveniencia de Madrid, que en realidad lo que hace es robarnos menos: así, de la tan cacareada transferencia de Langai-Fomento no "ha venido" nada, sino que nos roban un poco menos; pero a los políticos españoles les da igual, les basta con subirnos luego el IVA u otro impuesto-imperialista para compensar y se acabó.

El objetivo en estas elecciones manifestado por todos los “partidos abertzales” que se han presentado en la CAV o CFN, es el mismo: “un marco de decisión propio”: ¿Cómo lo esperan conseguir? ¿Un Plan Ibarretxe II? ¿Volverán a ir a Madrid con el mismo cuento? Al aceptar, sin condiciones previas, participar en el vigente marco imperialista español y su juego de “mayorías-minorías”: son 13 de 350, ¿Con qué apoyo cuentan para sacar adelante en las Cortes españolas su “Plan”?

Recordarles a todos esos partidos lo que dijo el escultor oriotarra Jorge Oteiza: “Hoy abertzale si no quiere decir revolucionario no quiere decir nada"