15 DE AGOSTO, EL DIA DE LA LIBERTAD DE NABARRA

15 DE AGOSTO, EL DIA DE LA LIBERTAD DE NABARRA
Alots Gezuraga



El totalitarismo moderno sólo se puede imponer revestido de democracia. Este sistema político es muy similar en su funcionamiento a la democracia (de ahí su facilidad de engaño), pero en el fondo es totalmente contrario al “predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”. En el caso español, incluso hay un paso previo antes de llegar a este punto: el reconocimiento los Pueblos y Estados sometidos, esta condición es previa a la existencia de la democracia o juego de mayorías, se llama derecho de autodeterminación y es la libertad nacional, el primero de los derechos humanos y la condición de todos los demás. El sistema español o francés actual es una mera imposición a nuestro Pueblo por el imperialismo, que es especie del totalitarismo.

Dice Lenin: “El derecho de autodeterminación de las naciones significa exclusivamente el derecho a la independencia en el sentido político, a la libre separación política de la nación opresora (…).
El proletariado debe reivindicar la libertad de separación política para las colonias y naciones oprimidas por “su” nación. En caso contrario, el internacionalismo del proletariado quedará en un concepto huero y verbal; resultarán imposibles la confianza y la solidaridad de clase entre los obreros de la nación oprimida y los de la nación opresora”.

El propio Marx decía lo mismo: “Marx, teniendo en cuenta sobre todo los intereses de la lucha de clase del proletariado en los países avanzados, destacaba al primer plano el principio fundamental del internacionalismo y del socialismo: el pueblo que oprime a otros pueblos no puede ser libre” (Lenin, Obras Completas).

El objetivo de nuestra nación nabarra ha de ser el de restaurar o activar nuestro Estado. El Estado es soberano, por lo que excluye la existencia de otro Estado en el mismo territorio. El Estado es una noción que aunque no se sepa definirla, se hace tangible pues expide pasaportes, convoca elecciones, tiene un ejército de funcionarios, jueces, defiende el territorio, tiene una bandera y equipos deportivos que compiten internacionalmente etc. “Estado” no es un término que se pueda manipular fácilmente y menoscabar: es una "idea fuerza" unificadora y clara.

Sólo el pueblo nabarro convertido en sujeto político tiene la posibilidad de recuperar su libertad, los dirigentes sólo tienen que aunar nuestras fuerzas y marcar los pasos; pero la fuerza radica en el pueblo, el que no crea en él que no venga, un proyecto de arriba abajo o de los partidos políticos legitimados en los imperios, es un proyecto fácilmente reconducible por el imperialismo a sus intereses particulares, contrarios a los nuestros.

El objetivo de todas las fuerzas de este pueblo sólo puede ser la activación de nuestro Estado, tenemos el pueblo-nación aunque tengamos que devolverle la ilusión y reconducirlo de nuevo al buen camino, pero nos falta la clase dirigente.

Respecto a la estrategia. El consenso entre todas la fuerzas de este pueblo debe estar encaminada a la creación de los órganos necesarios que nos lleven a conformar un gobierno nabarro, para ello no cabe descartar nada, el momento histórico y nuestras fuerzas marcarán las opciones más viables en cada momento.

Sólo un gran consenso de base puede hacer que ese gobierno sea el referente de todo nuestro pueblo y su voz. Para ello es necesario que nuestros dirigentes sean capaces de ir más allá de las políticas participativas en España-Francia del nacionalismo vasco o abertzalismo.

Debemos tener presente que nos ampara el Derecho internacional a través de la resolución del 22 de julio del 2010 de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, máxima instancia judicial de Naciones Unidas, y que se resume en que: “No hay norma en el derecho internacional que prohíba la declaración de independencia".

Los nafarzales proclamamos la necesidad de esta nación de configurar un gobierno reconocido por una amplia base social como el que los baskones nos dimos el 15 de agosto del 778 y en el año 824 en Orreaga creando el Estado de Nabarra y cuya génesis celebramos en el puerto de Pasai Donibane, donde un placa en el humilladero recuerda que: “En acción de gracias por la victoria obtenida y cumpliendo el voto hecho a Dios y a Santa María siempre Virgen por sí y sus compañeros de Pasajes, vencedores en la Era de 824, cuando fuimos a Orrierriaga (Orreaga) y al monte Pirineo, ahora llamado de Roncesvalles, a luchar contra el ejército de Carlo Magno, rey de los francos, con nuestro pueblo de Vasconia.".

“Las guerras nacionales contra las potencias imperialistas no sólo son posibles y probables, sino también inevitables y progresivas, revolucionarias, aunque, claro está, para que tengan éxito es imprescindible aunar los esfuerzos de un inmenso número de habitantes de los países oprimidos… o que se dé una conjugación especialmente favorable de la situación internacional”.