BIGARREN BOKALA ESPAINIAR HAUTESKUNDEETAN

BIGARREN BOKALA ESPAINIAR HAUTESKUNDEETAN

Alots Gezuraga

 



Koronabirus urtearen udaberri eta udan, Frantziak eta Espainiak hauteskundeak antolatu dituzte, udaletarako batak eta Erkide Autonomo bitan besteak, hain zuzen ere. Antolatzaileak, Frantzia eta Espainia Estatuko ordezkariak lurralde hauetan izan dira, noski. Estatuek antolatzen baitituzte hauteskundeak, eta ez, “Estatu gabeko” nazioek edo herriek.

Azken hauek, Estatu gabeko nazioek edo, gure kasuan bezala, azpiratua dugunok, hauteskundeak antolatzeko, lehenago, gure burua antolatu behar dugu, behin-behineko gobernu bat sortuz. Horretarako, inperialismoak emaniko “gizarte-buruak” erabili ahal ditugu edo ez. Hauen bitartez eginez gero, inperialismoak errazago du hauteskunde horiek bertan behera botatzea, buruzagi horiek berak ipinikoak direlako eta euren esanetara daudelako, Maquiavelok bere “Printzipea” lanean ongi azaltzen duen moduan.

Baina, herri edo nazio batek buruzagi berriak proposa ditzake, bere artekoen artean aukeratutakoak, demokratikoki edo ez, aurre-bozketa bat egitea ez baita batere erreza egoera horretan, Estatu inperialistek suntsitzeko aukera handiak dituztelako: epaile, polizia eta militarren bitartez. 

Horrela izanik, Nafarroako Estatuko askatasuna lortzeko, lehenago behin-behineko Asanblada eta Gobernu bat antolatu behar da, horretarako ez dago inperialisten administrazioen beharrik, alderantziz, beharrezkoa da horietatik kanpo egitea. Katalunian gertatutakoa oso adibide esanguratsua da.

Beraz, argi dago, inperialistek nafar lurraldeetan antolatutako hauteskundeak legez kanpokoak direla, inposaketa armatuan dutelako jatorria, gure Estatuaren okupazio militarrean. Nafarroan, gure Korteek lehen eta gure behin-behineko gobernuak orain, antolatu behar dituzte hauteskundeak demokratikoak izateko, inork besterik ez, Espainian eta Frantzian txinatarrek antolatzen ez dituzten moduan. Beraz, hauteskunde hauek, nafar Foru edo legeen kontrakoak dira eta Nazioarteko legeen kontrakoak era bai, noski.

 Nabarra eta Biarnoko Parlamendua, 
 Nabarra eta Biarnoko erregeen azken gaztelua edo bizitokia (Pau)

Euskal nazionalismoak, gure Estatuari edo gure buru jabetzari uko eginez, Madriletik eta Parisetik datorkien aginduetara makurtzen da eta inperialisteei hauteskunde hauek antolatzen laguntzen diete, administrazio inperialistaren kudeaketa eurek egitea onetsita.



Euskal nazionalismoak pentsatzen du (kasu onenean), hobe dela eurak Espainiako lurralde hau inperialisten izenean kudeatzea, inperialistek (hemen jaiotakoak edo ez), zuzenean egitea baino. Baina hori, “sorgin gurpila” bihurtu da, apurtzea oso zaila dena. Euren “kontzientzian” uzten dut, hori gure herriarentzat bide eta “estrategia” ona den edo ez erabakitzea (baietz erabaki dute, argi dago).

Baina, asteburu honetan, gure herriaren zapalkuntzan parte hartzea behartu naute, eta hori salatu behar dut. Hauteskunde hauetan bokal gisa aurkeztera behartu naute, diru-zigor edo isun inportante bat jasango nuke bestela (nire poltsikoaren neurrirentzat behintzat). Lege hau klasista hutsa da gainera, aberatsen aldekoa, eurentzat gutxi den diru baten truke, igandea euren etxean edo euren aisiaz gozatu ahal dutelako.

Koronabirusa edo antzeko zeozer simulatzea pentsatu nuen, baina ez nahiz inoiz gezurti ona izan eta seguru nago harrapatuko nindutela. Beraz, goizeko zortziretan hauteslekuan egon nintzen. Duela 25 bat urte ez dudala bozkatzen, orain dela 25 urte nafarra nintzela ohartu nintzenean; lehenengo, gure historia nire kabuz ikasita, eta gero, beste nafarrokin hitzordu luzeak izan ostean (ikastoletan ez da gure historiaz ia irakasten eta are gutxiago politikaz, eta bardin jarraitzen/jarraituko du, noski).

Espainolek argi dute, guk ez.

Gauza asko harritu naute esperientzia kolonial honetan. Lehengoa, oraindik euskaldun askok “euskal hauteskundeak” deitzea honi. Espainiar funtzionario eta politikariek antolatzen dituztenean. Gainera, Euskal Herriaren zati batetzat (martxoan Iparraldeko euskaldunek bozkatu zuten). Aurkeztu behar duzun NANa Espainiakoa da, hau da, Espainiar “hiritartasunarena”, nazioa ezin baita inposatu, norberak onartu behar duelako nazio baten parte izatea, definizioz, baina bai inposatzen ahalegindu  (informazio gehiago http://nafarzaleak.blogspot.com/2014/08/la-nacionalidad-y-quien-es-nabarro.html).

Harritu ninduan bigarren gauza zera izan zen, alderdi politikoetako ordezkari hain gutxi egoteak, ikuskatzaile edo “interbentoreez” ari naiz (zurekin mahaian daudenak zer eta zelan egin behar den azaltzen dizutenak), eta ez ahaldun edo “apoderatuez” (normalean mahai batetik bestera doazenak, ezer egin gabe edo botoen kopurua kontrolatzen soilik). Alderdi politikoek gizarte mailan 80ko hamarkadan zuten laguntza eta konplizitatea galdu dutela argi dago. Irabazi duen alderdiaren ikuskatzaileak bakarrik zeuden.

Komentatzeko hirugarren gauza, koronabirusaren garaian, hainbat jende beldurrez hurbiltzen zela mahaira NANa ematera da, bozkatze metodoa oso atzerakoia delako. Harrigarria da XXI. mendeko teknologiarik ez erabiltzea bozkatzerakoan (gailu elektronikoak), gero zenbaketa erraztuko lituzketeenak eta antolatzeko jende beharra gutxituko. Nire mahaiko ikuskatzaileari esan niona eta entzutea gustatu ez zitzaiona: “hau zuen enpresa da, eta ez da batere digitala, XX. mendean gelditu da, honek ez du horrela etorkizunik, konfinamenduan enpresa guztiek euren lan egiteko modua aldatu dute, zuena izan ezik, gazteek ez dute metodo atzerakoi hau erabiliko, egon ziur”.

 

Onerako agian (edo agian ez), harritu ninduan beste gauza bat, hauteskunde-mahaietan jendeak horrenbeste euskara hitz egiteak. Oso saila da horrenbeste euskaldun ikustea nire herrian, eta denoi bozketen antolakuntzan parte hartu beharra suertatzea kasualitate handia ematen du…edo erdaldun elebakarren adin maila asko igo da eta euren Estatuaren egin beharretik kanpo gelditu dira. Bozkatzen etortzen zen jendearen artean ere, kalean entzuten den baino euskara gehiago entzun zen…bozkatzea Ibilaldia edo Kilometroak balitz bezala, gure herriak auzolanean eginiko zeozer izango balitz bezala.

Baina harrigarriena, egunaren amaieran etorri zen, botoak zenbatzeko “kaos” antzeko hura da, dena eskuz egiten dute, hainbat “informe” bete behar duzu eta, mahaiko zuzendariak, Bake-Epaitegira dena eraman behar du, bera bakarrik. Ikustatzailea eta ahaldunak han ez balekoz, ezinezkoa izango zen mordoilo hura betetzea. Esan nien bezala: “zuek hemen ez bazeuden, ia ezinezkoa da hau dena ondo egitea. Hare gehiago, nik ez dut inongo interesik hau ondo egiteko, nigaitik, su emango nieke horko boto guztiei eta etxera lasai joan. Edo modeloa aldatzen duzue, edo kaosa gertu duzue”. Ez zidaten erantzun.

20.00ak eta gero, hauteslekuak itxi eta gero, mahaiko hirurok bozkatu ahal genuen, ez lehenago, hori ere ez nekien. Inoiz ahaztu ezingo ez dudana orduan gertatu zena izan zen: hirurotik inork ez genuen bozkatu nahi, ikustatzailea eta ahaldunek animatzen gintuzten: “hemen 12 ordu egin ondoren, inoiz ez duzue horrelako aukerarik izango, animo, bozkatu oraingoan!”, baina ezer ere ez.

Konbikzioz ez dugula bozkatzen ez zuten ulertzen, putzuan belarritaraino sartuak dauden horiek. Nahita ez dugu bozkatzen, ez da koronabirusarengatik, ez da alperrak garalako, ez da ez dakigulako nori bozkatu, ez. 

Ez dakit beste mahai kide biak, baina nire kasuan, ez badidazue berriro isun batekin mehatxatzen, ez dut zuen sasi-hauteskunde inperialista hauetan sekulan parte hartuko. Baina jakin behar duzue ere, noizbait, derrigortuta bozkatzera behartzen badidazue ere, ez duzue zuen azken helburua lortuko: zuen nazioaren zati izatea onartzea, ezta zuen Estatua nire balitz bezala sentitzea.


Askatasun Eguna berriro etorri arte, nire erdeinurik handiena egiten duzuenagatik, egitera behartzen didazuenagatik. Berriro libre garenean, gure historialariek epaitu zaitzatela, nik argi daukat esango dutena.


400 AÑOS SIN LIBERTAD


400 AÑOS SIN LIBERTAD

Alots Gezuraga






El año 2012, año de la conmemoración de la conquista de 1512, fue el del baño ideológico al imperialismo. Además, unos 20.000 nabarros se manifestaron en junio de ese año en un acto organizado por Nabarralde junto a  otros grupos como Nafarroa Bizirik! 



En realidad, actos como éste, son fruto de un árbol que ha germinado tras años de trabajo a modo de libros, seminarios, charlas, salidas de fin de semana a nuestros castillos etc., pero, sobre todo, tras muchas horas de conversación y aprendizaje, siempre desde la modestia y un imprescindible sentimiento patriótico. 



De la semilla germinada ha salido un árbol joven en apariencia, pero de fuertes raíces históricas (pasadas, presentes y futuras), por lo que sus ramas serán frondosas y darán, sin duda, buena sombra. Este año toca repetir, ya que la efeméride es incluso más importante: hace 400 años que nació el último vasconabarro libre. El movimiento nafarzale, “Nabarra Estatu Mugimendua”, ha llegado para quedarse.


En un complicado juego diplomático, Nabarra logró sobrevivir a los dos grandes Estados imperialistas que le rodean, tras las tempanas agresiones de 1054, 1076 y 1200 por Castilla (y en menor medida por Aragón y Aquitania), después vino la conquista del núcleo principal del reino baskón que se produjo entre 1460 y 1512-24 por una incipiente España, finalmente, en 1620 toda la Nabarra Continental fue absorbida por Francia.



Es preciso señalar que, después de que Fernando II de Aragón hubo usurpado el Reino de Nabarra, ningún referéndum, ni Acto de Unión, ni formalidad legal alguna se celebró jamás en Nabarra para validar su “incorporación” como otro Reino más “en la corona de los dichos reynos de Castilla e de León e de Granada” etc. (Cortes de Burgos, 7-Julio-1515). Y más aún: en esas llamadas “Cortes de Incorporación” no estuvo presente ni un solo natural del Reino ilegalmente anexado.


El Reino o Estado de Nabarra no fue nunca formal ni legalmente “incorporado” ni “unido” al Reino de Aragón o al Reino de Castilla, como tampoco lo habían sido sus Territorios periféricos anteriormente usurpados, ni jamás se habló para nada de “Reino Unido”. En cuanto al “Edicto de Unión” que el rey Luis II de Nabarra hizo aprobar estableciendo el Reino Unido “de France et de Navarre” en 1620 (Luis XIII de Francia), ello fue un acto de traición a las leyes, libertades y derechos constitucionales del Reino, forzado mediante la presencia del ejército francés de ocupación en Bearne y por tanto nulo de pleno derecho (Iparla "Oinarriak-Fundamentos ideológicos" 2019).

Nabarlur, Eneko del Castillo

El poder de los imperialistas en nuestra tierra se basa desde entonces en tener un ejército que subyugó al nuestro y que después viene masacrando periódicamente a nuestro Pueblo: a nuestras milicias en las Guerras Forales o Carlistas y a los gudaris del Gobierno Vasco. Tras ello, vino la supresión de nuestras leyes y, por supuesto, la persecución de nuestro idioma y de nuestra idiosincrasia, es decir, el intento de aniquilar nuestras familias. También nuestra economía (aspecto fundamental de todo colonialismo), sufre la explotación imperialista del Cupo y del Concierto Económico, con leyes que permiten la explotación de la clase trabajadora vasconabarra, cuyo primer enemigo es el mismo.


Este poder militar institucionalizado es hoy su Estado imperialista, pero no les hace falta tener permanentemente tanques en las calles, les basta con aprobar leyes contra nuestros intereses y después pagar a políticos, funcionarios, policías y jueces para que las hagan cumplir.




Pero la anexión de un Estado es un ilícito penal, es más, el Estado continúa existiendo a pesar de ella: “Del acto ilícito no surge derecho”, como explica el autor de Iparla en "Oinarriak-Fundamentos ideológicos" (2019). Éste es un principio fundamental que determina la no-adquisición de un derecho legal. La aplicación del citado principio jurídico fundó la política de los USA desde 1932, dando lugar a la denominada doctrina Stimson-Welles sobre el no-reconocimiento internacional de las “adquisiciones” o anexiones territoriales realizadas mediante la fuerza. 


Un Estado es una persona jurídica en el plano internacional; en realidad es la persona jurídica de más alto rango: “los Estados son las personas jurídicas más importantes en el derecho internacional, y las únicas personas plenas e iguales en sus derechos bajo la ley internacional”. Así como hacer desaparecer una persona física es un crimen que no prescribe en la ley penal, agredir y hacer desparecer un Estado es un crimen imprescriptible bajo la ley internacional (Texto completo: http://nafarzaleak.blogspot.com/2019/01/la-anexion-de-un-estado-es-un-ilicito.html)



El “derecho de conquista”, frecuentemente invocado por Estados medievales y modernos como justificación complementaria, última o suprema de sus rapaces anexiones, quedaba formalmente borrado por la postulada Ley Internacional de las Naciones Unidas.

Un Estado, aun ocupado y anexado por el imperialismo mediante la violencia de su agresión y legislación, no desaparece por ello y la anexión por el Estado ocupante es legalmente nula y criminal. Las instituciones de un Pueblo sojuzgado y su Estado ocupado continúan existiendo a pesar de su abolición por la “legalidad” imperialista -nula de pleno derecho-, mientras esa abolición siga siendo impugnada por un Movimiento de Resistencia Nacional. Al igual que los crímenes mediante los que se han conculcado, los derechos fundamentales de los Pueblos y de sus Estados son también imprescriptibles.

-         Para que así sea, en primer lugar, se tiene que dar la innegable voluntad de libertad nacional tenazmente mantenida por un Pueblo, es decir: su permanente reivindicación del derecho de autodeterminación, es un dato políticamente decisivo a efectos de la constitución/restauración de un Estado propio: los Pueblos resisten, luego existen.

No son Pueblos sólo porque existen; lo son y existen porque resisten: la resistencia es su modo de existencia. Su Resistencia misma hace que “un Pueblo sea un Pueblo”, identificable bajo la agresión, la ocupación y el terrorismo imperialistas etc.: “Es muy posible que la expresión popular de voluntad de estatalidad haya comenzado a convertirse en un prerrequisito de la estatalidad; de hecho terceros Estados la han considerado como requisito previo para el reconocimiento”.

-         La segunda parte, es la voluntad de restauración del propio Estado histórico del Pueblo sojuzgado, y en cualquier caso la inexistencia de cualquier unión legal de un Estado o un Territorio-No-Auto-Gobernado con el Estado del Imperio que los ocupa, según la doctrina de las Naciones Unidas.



¿Y qué decir entonces cuando esa “expresión popular de voluntad de estatalidad”, constantemente mantenida a través de los siglos y que llega hasta el presente, va acompañada además con la innegable existencia de un Estado históricamente constituido y mantenido durante más de mil años, como es el caso del Pueblo Vasco y su Ducado de Vasconia-Aquitania y posterior Reino de Pamplona/Nabarra?

Escribe Aitzol Altuna: “Así es como la victoria baskona del 15 de Agosto del año 778 [en Orreaga/Errozabal] ha pasado a los anales como una de las grandes batallas de la historia de la humanidad, y ha sido el punto de inflexión al imperialismo que ha permitido a numerosas naciones europeas sobrevivir a la Edad Media y llegar hasta el presente (...)” (Iparla "Apuntes sobre la evolución histórica del Pueblo y el Estado Vascos"). 

Es el comienzo de nuestro Estado y nuestra naturaleza misma: la Resistencia de nuestro Pueblo al imperialismo, la Resistencia a desaparecer en el cementerio de la historia de los Pueblos.




Sigue el Iparla en "Oinarriak-Fundamentos ideológicos": Del mismo modo que el gobierno francés no vio ninguna necesidad de reconocer los Estados bálticos como ‘nuevos’ Estados en 1991, ya que Francia, como la mayoría de los países occidentales, nunca había reconocido su anexión. Y por su parte las Repúblicas Bálticas, no expresaron su ruptura con la Unión Soviética en 1991 como un ejercicio de autodeterminación, sino que en su lugar enfatizaron la ilegalidad de la anexión del 21 de julio de 1940.

El derecho internacional de autodeterminación de todos los Pueblos se opone a “los crímenes de guerra, contra la paz y contra la humanidad; al uso de la violencia para privar a los Pueblos de su derecho de autodeterminación, libertad e independencia, o para romper su integridad territorial; a la agresión, la guerra, la invasión o ataque por fuerzas armadas; y a cualquier ocupación militar, incluso temporal, resultante de tal invasión o ataque, o cualquier anexión, adquisición territorial o especial ventaja resultante del uso de la violencia.”



Pero si lo que se pretende como estrategia es democratizar el Estado español o francés, para después liberar nuestro país mediante un referéndum, es que no se entiende la naturaleza del imperialismo o totalitarismo que padecemos y ya no habrá salida de este infierno, podemos abandonar toda esperanza. 



No hubo un referéndum originario para crear los Estados que nos oprimen (ni siquiera tras el franquismo en el que se gestó el actual “segundo franquismo”), ni incorporaciones voluntarias a los mismos de territorios de otros Estados (Bretaña o Nabarra por ejemplo), ni esos Estados imperialistas consentirán referéndum alguno en ese sentido, salvo que tengan claro que lo van a ganar por goleada, como hizo Francia en su colonia de ultrapuertos de “Nueva Caledonia” en el año 2018, llenada previamente de funcionarios y colonos franceses para asegurarse el resultado (y aun así, la victoria del imperialismo fue pírrica con tan solo un 56,7% de los votos y un segundo referéndum este año 2020).

Es más, la ONU respalda, una vez más, en virtud a una resolución del Tribunal Internacional de la Haya del 15 julio de 2010, la declaración unilateral de independencia de Estados ocupados y de  sus Pueblos Resistentes como el nuestro.





¿QUÉ ESCONDEN LA TESIS DE LA “VASCONIZACIÓN TARDÍA” E IRUÑA-VELEIA?

¿QUÉ ESCONDEN LA TESIS DE LA “VASCONIZACIÓN TARDÍA” E IRUÑA-VELEIA?
Alots Gezuraga

"Desmontando la Vasconización tardía" 
Aitzol Altuna Enzunza
(A la venta en Amazon 10 euros)

La tesis de la “Vasconización Tardía”, dice que, en las actuales provincias de Bizkaia, Gipuzkoa y Alaba, no se hablaba euskera hasta el siglo V o incluso después, cuando fueron invadidas esas tierras por los “vascones” llegados por la Sakana desde Iruña-Pamplona. Esta tesis fue planteada a principios del siglo XX desde la arqueología e historiografía española, pero sin seguidores entre los historiadores, lingüistas y arqueólogos vasconabarros.

El lingüista Koldo Mitxelena (1915-1985) lo tenía claro: “Los argumentos con que se ha apoyado esta teoría no tienen fuerza bastante” (Obras completas 2018). Es más, no hay ni un documento de época romana que apoye la tesis de la invasión, ni hay restos arqueológicos de la misma y los genetistas han demostrado que es imposible, siendo el último estudio hasta ahora el publicado por la revista “Science” en marzo del 2019, firmado por David Reich y Carles Lalueza-Fox de Harvard Medical School, donde se asegura que en los últimos 4.000 años los vasconabarros no hemos recibido aporte genético de otros pueblos, a diferencia de las gentes del resto de la península ibérica.


Pero entonces, ¿qué se esconde detrás de esta falsa tesis, para que aún hoy se siga insistiendo desde la historiografía española sobre ella? Esta tesis tiene una mal disimulada intencionalidad política, que busca demostrar una unidad ancestral de “España”, junto a otras teorías raciales como veremos mejor, además de apoyar lo que el nacionalismo español califica como injusta e innecesaria obligación de aprender euskera a las personas que no lo hablan en la Comunidad Autónoma Vasca por el nacionalismo vasco.

La ideología del nacionalismo español se cimentó en el siglo XX, y tiene como base varios falsos mitos históricos sobre una unidad política ancestral de la península ibérica con la que se quiere justificar la base fundamental de esta ideología, el pretendido “Destino Universal de España”. La primera unidad política del imaginario del nacionalismo español, se dio al ser toda la península ibérica una única provincia de Hispana dentro del Imperio Romano (lo cual es falso), de la que sería su natural sucesor el Imperio Godo de Toledo, ya soberano, pero que fue invadido por los “extranjeros” musulmanes.

En la Edad Media y Moderna, los reinos católicos peninsulares se unieron durante “la reconquista” para expulsar a estos “extranjeros” de religión musulmana, lo cual concluyó con la entronización de los llamados "Reyes Católicos", siendo el colofón de la recuperación de la unidad patria la capitulación de Granada el 2 de enero de 1492, obviando por tanto la conquista de Nabarra de 1512-30, la cual no encaja bien en la idea de una unidad cristiana a modo de “cruzada” peninsular. Todas estas teorías “unionistas”, no son más que falsos mitos fundacionales como hemos dicho, pero juegan un papel central en todo el imaginario del nacionalismo español del siglo pasado y del actual, ya que están siendo retomados por sus partidos nacional-católicos (http://nafarzaleak.blogspot.com/2018/03/mitos-unionistas-de-espana.html).



En el siglo XX, uno de los máximos exponentes de la teoría de la “Unidad de Destino Universal”, fue el falangista y catedrático en historia Martín Almagro Basch (Madrid 1911-1984), el cual sostenía, junto a J. Martínez Santa-Olalla, el substrato ario de una península mayoritariamente celtibérica (siguiendo las ideas de sus estudios post universitarios en Alemania, país con el que la dictadura intentaba buscar puntos de encuentro). Es decir, la península ibérica fue dominada por diversos pueblos “celtas” venidos desde Europa central, hechos que estos autores pro-arios adelantaban erróneamente a los años 1.200 y 900 a. C.: “nos hemos inclinado a dar a la invasión céltica, desde hace algunos años, mucho más valor en el orden racial y cultural de lo que se había supuesto en la época anterior a nuestras investigaciones” (1958). Con ello, rechazaban o minusvaloraban cualquier aportación de los íberos del mediterráneo en la creación de España e ignoraban a los vascones pirenaicos y del Ebro.


Celtas e iberos según Almagro, donde los pueblos euskaros incluidos los baskones, no existen. 


Almagro Basch, junto a L. Pericot, en un trabajo conjunto en 1958, decían que, ya en la prehistoria, existía: “El idioma e incluso la primera idea de España como unidad aunadora de todas las antiguas diferencias étnicas peninsulares (…). Trataron de demostrar, una unidad racial española desde el perigordiense, hace más de 30.000 años, todo ello en un equilibrio imposible : “aquella lejana base de la etnia hispana también racialmente protomediterránea de origen perigordiense”.

En el año 1972, cuando el Régimen dictatorial estaba tocando a su fin, los mismos autores repetían las mismas ideas y concluían que: “La conquista romana acabó de dar conciencia definitiva a los habitantes de la Península que eran hispanos, y la conciencia de la vieja unidad no se perdió nunca. El nombre de Hispania, con su antigüedad de tres mil años y que se aplicó, por tanto, a gentes que se hallaban en plena prehistoria (...)”.


La idea de una “raza española” superior o supremacismo celtíbero, estuvo presente durante todo el siglo XX, se potenció durante la dictadura franquista, y era plenamente aceptada por la sociedad española, la cual sacaba a relucir su “raza” en cualquier ocasión, siendo muy habitual en los deportes y especialmente en el fútbol. Pero hay muchos más ejemplos, en los años 60 la Federación de Industriales elaboradores de arroz de España, no dudaron en considerar su arroz como “vigorizante” de la raza española (http://nafarzaleak.blogspot.com/2018/04/la-raza-espanola-y-su-historia_78.html).



Fuera de la Falange y de sus ideas celtibéricas y racistas arias, fue el historiador español Claudio Sánchez-Albornoz (Madrid 1893-Ávila 1983) el gran valedor de la “Vasconización tardía”, frente a Caro Baroja que la negaba (“Sobre la lengua vasca y el vasco iberismo” -1988-).

Será Sánchez-Albornoz el creador y gran panegirista de la unidad asturiano-goda de la península, el cual en su libro “Orígenes de la nación española, el reino de Asturias” (1972), buscando un chivo expiatorio, nos culpaba a los vascones o euskaldunes de la destrucción de la “España goda” por sus odiados musulmanes: “Cuando los ejércitos de Córdoba destrozaban Vasconia -lo que ocurrió muchas, muchas veces- y llevaban cautivos a algunos de sus reyes y otros enviaban a sus hijas al harén de Almanzor, no pensaron sin duda jamás cuánto sus repetidos levantamientos contra el poder de los godos en España (sic) -especialmente el último que hubo de atraer hasta ellos a Rodrigo mientras los sarracenos ponían en pie el Sur- eran culpables de las horas trágicas y a veces humillantes que entonces les tocaba vivir. Es siempre imposible adivinar el mañana, pero importa siempre meditar sobre el rebote que el irreflexivo y alegre actuar llevados por viscerales apetencias produce a la corta que a la larga”. La poca rigurosidad histórica y la carga política de la cita es evidente.


De hecho, para explicar la subsistencia del euskera, el nacionalismo imaginativo de Sánchez-Albornoz, afirmaba que los vascones éramos “españoles todavía no romanizados de manera integral”. Este odio a los vascos de Sánchez Albornoz, le venía de su faceta como político, cuando arremetía una y otra vez contra el Lehendakari Agirre, que no quiso entrar en el Gobierno español en el exilio que presidía el propio Claudio Sánchez-Albornoz, el cual, ante el genocidio cultural que padecía el pueblo vasco, era capaz de decir xenofóbicamente: “Pero yo le decía al presidente del Gobierno vasco cuando yo era presidente de la República en el exilio: hablen el vasco, si es que pueden, porque la mayoría no lo saben, pero a pagar impuestos como todos los españoles".


Recientemente, otros historiadores españoles se han postulado a favor de la “Vasconización tardía”, encabezados por el “Anticuario perpetuo” de la Real Academia de la Historia española, Martín Almagro Gorbea (hijo del anterior y su continuador ideológico), tras escribir, por encargo de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, su libro “Orígenes de los vascos” (2008).

Además de Almagro Gorbea, es el máximo valedor de esta teoría el filólogo en idiomas modernos Joseba Abaitua, el cual, junto al funcionario de la Diputación de Bizkaia Mikel Unzueta, publicaron el trabajo “Ponderación bibliográfica en historiografía lingüística. El caso de la vasconización tardía” (2011). El libro de Almagro y el trabajo mencionado, son la base del documental “Una historia de Vasconia: euskaldunización tardía” del historiador de la UNED Alberto Santana y dirigido por Josu Venero, presentado en el Festival de Cine de San Sebastián del 2014 y financiado en su totalidad por EiTB cuando era su director Alberto Surio (PsoE), pero presentado por Maite Iturbe (PNv), por lo que está pagado con dinero de todos los “vasconizados”. Curiosamente, ninguno de los panegiristas celtíberos que he mencionado, sabe euskera más allá de una conversación tabernaria, por lo que su “euskaldunización tardía”, no ha ocurrido aún.





En el período El País, a raíz de la emisión del documental de Santana en la ETB, apareció un artículo con el título “Euskaldunizar a la fuerza” y con el subtítulo aclaratorio de “la recuperación del euskera y la construcción nacional ha exigido el sacrificio laboral de miles de personas”, donde el mencionado Joseba Abaitua afirmaba que: “Atribuir al castellano la condición de lengua invasora fue un error mayúsculo” (4/11/2016).

El artículo sigue argumentando: “De acuerdo con las conclusiones del estudio (el documental, el artículo y el libro), el mantra “euskara da gure hizkuntza” (el euskera es nuestro idioma) que recitan los escolares vascos (sic.) deberían de reformularse ahora con la razón histórica de parte, en “euskera eta gaztelania gure hizkuntzak dira” (El euskera y el castellano son nuestras lenguas), pero eso no es algo que esté en el ánimo independentista vasco (…)

En lo que se refiere, pues, a una parte del territorio vasco no estaríamos asistiendo a un proceso re-euskaldunización, de recuperación de la lengua perdida, sino de euskaldunización a secas. ¿Tiene sentido educativo, social, político, económico la euskaldunización masiva de la sociedad?”.



El artículo olvida o justifica, la represión que, sobre todo desde el siglo XVIII y especialmente en los siglos XIX y XX, hemos padecido los euskaldunes en España y que explica el retroceso del euskera en el suroeste de Euskal Herria, entre otras muchas matizaciones a sus secreciones biliares (http://nafarzaleak.blogspot.com/2015/12/250-anos-de-leyes-contra-el-euskera-y.html). Para “rematar” su argumentación, el articulista continúa con menciones al miedo a ETA como instrumento del nacionalismo vasco para la euskaldunización.

Las ostrakas euskaldunes de Iruña-Veleia, serían la puntilla a la “Vasconización tardía”, por lo que el propio Almagro, antes incluso de que fueran mostradas al público y sin conocerlas, se apresuró a calificarlas como falsas en una entrevista al Correo español del Grupo de opinión Vocento, pues deberían de estar escritas en un idioma céltico, al más puro estilo de Asterix y Obelix, según esta turbia corriente de historiadores nacional-españoles.